Canción actual

Title

Artist

Current show

Background

Un día en el Electric Love Festival

Escrito por el 5 octubre, 2016

Este verano tuvimos la suerte de asistir a la cuarta edición del Electric Love Festival, situado en un circuito de coches a una decena de kilómetros del centro de Salzburgo. Esta edición tuvo lugar del 7 al 9 de Julio. Y tenemos que decir que cumplió ampliamente nuestras expectativas.

En primer lugar es imposible no mencionar el entorno idílico en el que está situado. Se trata de la ciudad austriaca de Salzburgo, ciudad natal de Mozart. Un entorno del que se puede disfrutar aprovechando la visita al festival.

Empezaremos hablando del acceso al recinto, el cual es muy sencillo. Hay un bus con salida desde la estación central (Salzburg Hauptbahnhof) a los distintos campings y al acceso general del evento.

El festival, como ya mencionaba antes, está situado en un circuito de coches donde se instalan los escenarios. Los campings se encuentran en extensas praderas ideal para montar la tienda de campaña.

Electric Love Festival cuenta con tres días de festival y una pre-party, de los cuales nosotros pudimos disfrutar del último. Su cartel es excepcional, tanto los artistas del Mainstage como los de Hardstyle, del escenario Q-Dance. Sin embargo, la música Techno parecía estar apartada del festival. No había, en ese sentido cabezas de cartel ni artistas de renombre en ese género.

bassjackers

El sistema de pago del Electric Love era una tarjeta que había que recargar en unos puntos de intercambio. Su precio era de 5 euros y cada token costaba un euro. Este sistema conllevó problemas y había que comprobar bien el saldo de la tarjeta tras cada compra, ya que a algunos asistentes les habían timado haciéndoles pagar más artículos de los que compraron.

En cuanto a la comida, el festival contaba con una gran cantidad de stands y sitios donde comer, desde comida china, hamburguesas, pizzas, pasta, etc.

A continuación detallaremos cada uno de los cuatro escenarios:

Mainstage: Un escenario principal propio de un festival de primer nivel, compuesto por una nave especial y varias fuentes, además de dos torretas laterales desde las que también se lanzaba pirotecnia. La verdad es que sólo tenía un defecto y es que la zona del público era estrecha. El sonido estaba muy bien repartido y llegaba sin ningún problema a la parte del fondo, sin estar atronador en las primeras filas.

– Q-Dance stage: Nos sorprendió gratamente en líneas generales. Su escenario estaba formado por un mandril gigante que parecía enloquecer al ritmo de la música a medida que avanzaba el día. Era increíble el ambiente que había.

Circus (La carpa): Fue la zona donde tuvo lugar la preparty. Un escenario dedicado a los sonidos Techno. Para nosotros fue el más flojo ya que el line up era mejorable y no había nada destacable en general.

Carpa Heineken: Era una carpa dedicada a artistas menos conocidos por el gran público. Echamos en falta más versatilidad de géneros ya que el poco tiempo que estuvimos en ella la música era demasiado comercial.

Sábado 9 de julio.

Martin solveig

Aprovechamos la mañana para hacer un poco de turismo por la ciudad. Alrededor de las 3 y media de la tarde nos dirigimos al festival desde la estación principal. Tras 20 minutos de autobús llegamos al acceso al recinto desde donde se podía apreciar una increíble vista aérea.

Comenzamos el festival viendo a Bassjackers con un set muy enérgico cargado de drops potentes el cual sirvió para ir llenando el Mainstage y animando a la gente.
Le siguió en el Mainstage Timmy Trumpet, con un set muy peculiar en el que incluso tocó la trompeta. En general no nos entusiasmó mucho, demasiado show y pocas mezclas.

Nos desplazamos a la carpa de Heineken donde un dj de dudoso gusto hizo que nuestra estancia fuera más corta de lo previsto.

Llegamos entonces al Q-Dance stage donde estaba pinchando Wasted Penguinz, seguido de la actuación de Frontliner. El ambiente era espectacular con el público muy entregado.

Nos dispusimos a volver al Mainstage para ver a Don Diablo, que por la cancelación de Hardwell debía improvisar media hora suplementaria. El holandés fue uno de los triunfadores del día. A ritmo de Future House y de sus temas más populares la noche iba cayendo creando un ambiente mágico. Un set elaborado, con mucho ritmo, bailable y que no aburría.

Tras Don Diablo actuó Martin Solveig. Nos encantó, realizo un set distinto al que venía siendo habitual en anteriores fechas. Su actuación duró media hora más debido a la ausencia de Hardwell. Pinchó toda clase de estilos y dio una lección de buen hacer a los platos. Para nosotros otro de los triunfadores de la noche.

kshmr

Después de cenar disfrutamos de la última media hora del set de KSHMR. Una sesión con sus grandes éxitos,  ciertos toques orientales y complementada con unos grandes visuales.

Al acabar el set de KSHMR, aparecieron en el Mainstage Wildstylez, Noisecontrollers y MC Villain, que pusieron la guinda perfecta al festival. Hicieron resucitar al público a ritmo del Hardstyle más comercial. Pusieron patas arriba el escenario principal acompañados de un delirio de lásers y pirotecnia que duró media hora. Fue increíble.

Tras ellos comenzó el Endshow, 15 minutos de un cierre perfecto. Unos emotivos últimos minutos que acabaron con el remix de Hardwell a Don’t let me down, todo ello ambientado con fuegos artificiales.

En resumen, es un evento recomendado 100%, que va camino de ser uno de los festivales con más calidad de Europa.

Crónica realizada por Manu Olmedo


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *