La noche entre el 1 y el 2 de enero tuvo lugar uno de los acontecimientos del año en cuanto a techno se refiere. El festival WAN se celebró en la Nueva Cubierta de Leganés, reuniendo a más de 10.000 amantes del techno y colgando el cartel de sold out. Tuvimos el placer de poder asistir y os contamos cuáles fueron nuestras impresiones.

En primer lugar es inevitable mencionar el cartel con el que contaba el festival, pura calidad a los platos de la mano de los grandes rostros del techno.

En cuanto a la ubicación y recinto se refiere, lo primero que cabe destacar es la enorme capacidad de la Cubierta de Leganés, una plaza de toros convertida en espacio de ocio que puede llegar a albergar a más de 10.000 personas, lo que la convierte en un lugar idóneo para este tipo de espectáculos.

La cubierta cuenta con dos partes diferenciables: la pista y las gradas. Aún que la parte de las gradas podría parecer más incómoda para bailar, había suficiente espacio para moverse y además tenía un punto a favor, una visibilidad del escenario perfecta.

En lo que la organización se refiere, la entrada al recitno era controlada a través de varias puertas de acceso y no se produjeron muchas aglomeraciones. Había cacheos y seguridad suficiente para evitar cualquier tipo de accidente. El recinto estaba bien equipado en cuanto a servicios sanitarios para un evento de estas dimensiones.

Una de las cosas que cabe destacar era la producción audiovisual, el sonido era realmente bueno. Llegaba bien tanto al escenario como a las gradas y a pesar de que el recinto tuviera una enorme cubierta, no había eco.

El sonido estaba bien aislado y no se escapaba en exceso del recinto para no molestar al vecindario colindante.

Respecto a la iluminación, a parte de las enormes pantallas led que cubrían el escenario, cabe mencionar el espectáculo de lásers. En una dinámica de festivales en los que los visuales son cada vez más importantes, el WAN no se quedó corto.

 

El primer set que pudimos disfrutar fue el de Boris Brejcha y es que el productor alemán no defraudó. Un set para bailar, para disfrutar y para prepararse de cara a lo que estaba por venir. Una técnica sin defectos que se combinaba a la maravilla con el espectáculo audiovisual y que nos dejó maravillados desde el principio. Pura calidad a los platos por parte de uno de los artistas underground con más crecimiento y proyección.

Finalizada la actuación de Brejcha, tuvo lugar la que para nosotros fue la mejor actuación de la noche, la de Solomun. Una clase magistral de techno melódico a la par que contundente. Estaba en sintonía perfecta con el público, que no paraba de bailar. El veterao artista tuvo al público en su mano durante toda la actuación y demostró por qué es uno de los artistas más en forma del panorama.

Pasada la media noche, tomaba los mandos Richie Hawtin, un clásico del año nuevo en Madrid y es que una vez más, supo imponer su estilo único y contundente en el WAN. Los sonidos experimentales que le han llevado a lo más alto hicieron disfrutar a los asistentes en todo momento. Toda una clase magistral de techno, con unos visuales espectaculares y un show de lásers que le daba un plus a todas las actuaciones.

Llegó entonces el turno de Luciano, otro de los rostros más conocidos de la escena techno internacional. El chileno innovó con sonidos más fuertes, con un techno más duro del que nos tiene acostumbrados en sus sets. Un artista que supo adaptarse al momento de la noche en el que estaba y supo darle al público esa contundencia que necesitaba, ese techno rocoso que pedía la noche. Cabe destacar que el set tuvo por supuesto pinceladas de esos sonidos mágicos que caracterizan a Luciano, melódicos y agradables para el oído.

Tras el paso de Luciano, llegó el turno de Gonçalo y de Raúl Pacheco, dos de los nombres que más suenan cuando hablamos de festivales en nuestro país. Esta vez en formato B2B se juntaron para darle a la noche lo que necesitaba, para mantener esa atmósfera mágica y hacer bailar a los asistentes.

El cierre fue a manos de Joseph Capriati, uno de los nombres más célebres del sonido underground. El italiano fue protagonista de un techno más suave e ideal para cerrar la noche. Los allí presentes pudieron disfutar de un set para el recuerdo.

Nuestra impresión fue muy buena y por ello, recomendamos totalmente disfutar de un comienzo de año como éste, al ritmo de grandes artistas de la mano de WAN.

Para finalizar, queríamos dar las gracias a la organización por la oportunidad que nos ha dado de poder cubrir este magnífico evento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here