Los días 24 y 25 de junio tuvo lugar la tercera edición de A Summer Story y sólo hay que echar un vistazo a las opiniones del público para ver que fue todo un éxito. Además ha vuelto a crecer en asistencia llegando a congregar a 60.000 personas. Gran parte de este éxito radica en el gran trabajo que se realiza a través de redes sociales durante muchos meses antes del festival, ganándose el cariño y la complicidad del público. Para nosotros éste es el punto fuerte de A Summer Story.

Como en las dos ediciones anteriores el festival tuvo lugar en la Ciudad del Rock y contó con tres escenarios el sábado y cuatro el domingo. El Main Stage tenía un buen diseño y mucha potencia de sonido; el Burn Stage no nos convenció su diseño y el sonido no era del todo bueno en algunas actuaciones; el Extreme Camp, que en cuanto ha diseño y sonido estaba perfecto, y el Maxima Stage, que se encontraba algo apartado y fue el que menos afluencia de público tuvo.

A Summer Story es de los pocos eventos de nuestro país que apuesta por el talento nacional. En el festival actuaron grandes artistas de nuestro país como: Dim3nsion, Garabatto, Jose de Mara b2b Crusy, Slatin o Subshock & Evangelos.

En cuanto a los horarios, el festival cerró ambos días a las 9, con grandes artistas como Armin van Buuren, Aly & Fila o Ben Sims, bajo nuestra opinión demasiado tarde. Esto impidió a muchos de los asistentes disfrutar de estos artistas debido al cansancio. Aún así los tres escenarios principales contaban con mucha afluencia de público a pesar de la hora.

Actuaciones Viernes.

El viernes el Progressive House comercial fue el primer protagonista. En el escenario Burn actuaron Jose de Mara y Crusy, Shapov y Third Party. Los británicos eran una de las actuaciones más esperadas del festival. En su actuación pudimos disfrutar de los temas de su último disco Hope, aunque no demostraron gran maestría a los platos. A continuación fue el turno de Dj Nano. Su sesión estuvo centrada en la parte más comercial de la electrónica, en el que además también pudimos escuchar un nuevo tema suyo.

A la 01:00 aparecía en el escenario Burn Tchami, otra de las principales novedades de este año.  Su set combinó deep, future house y bass de manera brillante y pudimos escuchar grandes producciones suyas como Missing you, Move your Body o su remix a Go Deep de Janet Jackson. El dj francés dio paso al dúo W&W y a Headhunterz. Este último sorprendió a todos pinchando “Aserejé” de las Ketchup y realizando una sesión muy Hard confirmando así su vuelta a los sonidos más contundentes de la electrónica.

Alrededor de las 5:00 aparecía el Trance en el escenario Burn y lo hacía con Dim3nsion. El artista gallego realizó un gran set centrado en sus grandes producciones como Origami, Dopamina, Manga o su grandísimo remix a Maeba de Dj Nano, anthem oficial del festival. El productor español cedía el testigo a Ferry Corsten, que realizó una de las mejores sesiones de esta edición. En ella pudimos escuchar temas de su último disco, Blueprint, combinados con producciones de Gouryella. La única pega del set es que fue demasiado tarde y no pudimos disfrutarlo a tope, algo que ocurrió también con el cierre de Aly & Fila, cuyo set empezó mucha potencia y en el que pudimos disfrutar entre otros de su tema en español Unbreakable.

En cuanto al Mainstage el viernes estuvo centrado en el sonido underground, donde destacaron las actuaciones de Cuartero, Technasia y los grandes visuales de Pan-Pot. El dúo alemán dio paso a Eric Prydz. El sueco hacía 10 años que no actuaba en Madrid y siempre es un placer ver en directo a uno de los mejores productores del mundo.

El set de Prydz dejó diversas opiniones. Por un lado a los amantes del lado más progresivo (Pryda, Prydz) del sueco el set no gustó ya que tiró mucho más de su lado más Techno (Cirez D). En nuestra opinión supo adaptarse muy bien al escenario en el que estaba y nos dejó momentos brillantes como su intro con su remix a Not Going Home de Faithless, su tema On Off (uno de los temas que mejor funciona en pista) y su cierre con el remix de Four Tet a su tema Opus. En resumen, una de las mejores actuaciones de esta edición. A continuación pudimos disfrutar de las actuaciones de Dubfire b2b Nicole Moudaber, Joris Voorn (pinchando su tema mítico Ringo al amanecer) y el cierre de Paco Osuna.

El viernes el tercer escenario, Extreme Camp , estuvo destinado a los amantes del sonido Hard y destacaron las actuaciones de Audiofreq, Da Tweekaz o Minus Militia.

Actuaciones Sábado.

El sábado el escenario Burn estuvo destinado hasta las 00:00 al sello Natas Records y por allí pudimos ver a grandes artistas españoles. A destacar la actuación de Garabatto, uno de los nombres con más futuro de nuestra escena y que realizó un set muy original y con el que el público disfruto mucho.

A partir de las 00:00 el escenario acogía una nueva edición de Oro Viejo, de la que tenemos que decir que ha sido la mejor de todas las ediciones de Oro Viejo de A Summer Story. Arrancaba con un gran warm up de Ivan Corrochano que daba paso a Dj Neil, otro de los grandes sets de este A Summer. Vimos a Neil disfrutar como nunca y gracias a él pudimos volver a bailar grandes temas como Lethal Industry o Millenium de Kay Cee.  Esta edición de Oro Viejo también contó con dos leyendas de la electrónica: por un lado Mauro Picotto, que nos ofreció una sesión muy contundente de Tech-Trance donde sonaron grandes éxitos suyos como Komodo o Like This Like That y por otro lado Kate Ryan. La cantante alemana cantó alguno de los grandes éxitos de la electrónica junto con famosas producciones suyas como Ella Elle L’a o su mítico Désenchantée. Lo que quedaba de noche era para Dj Nano, del que una vez más hay que destacar su entrega y su gran conexión con el público.

El sábado el Mainstage se centró en el sonido más comercial del Progressive House. Alrededor de las 22:00 aparecían en el escenario los ya residentes de A Summer Story, Dimitri Vangelis & Wyman. Su set fue un poco incoherente y con temas ya quemados hasta la saciedad como “Lose My Mind” de Alesso & Ingrosso. Este dúo dio paso a otro, el que formaban Kryder y Tom Staar. Este set también nos decepcionó ya que nos esperábamos algo más groove y con menos bootlegs innecesarios. Los siguientes en actuar fueron Sunney James y Ryan Marciano y después Kaskade. El americano era la primera vez que actuaba en un festival español pero a nuestro parecer ha venido demasiado tarde. Su sesión no estuvo del todo mal pero hubiéramos disfrutado más del Kaskade de hace unos años.

Por el Mainstage todavía tuvimos tiempo de ver un poco más la decadencia por la que atraviesa Nicky Romero, muy lejos del productor que hace años nos deslumbraba. El holandés dio paso a Steve Angello, quizá la mejor actuación del día en el Mainstage. En su set pudimos disfrutar de alguna ID como su tema junto a Brandon Flowers, Feels Like Heaven. El cierre del Mainstage de esta edición fue para Armin van Buuren y sus dos horas de set. La primera hora fue más comercial y la segunda tuvo grandes momentos como su bootleg Airport Shivers y su rework 2017 de su tema Orbion. En definitiva mejor que su actuación de hace dos años.

Por último el tercer escenario se convirtió el sábado en el Winter Stage. Por allí pasaron grandes artistas como Speedy J, DVS1, Oscar Mulero, Nina Kraviz o Ben Sims.

En conclusión, A Summer Story se consolida como uno de los festivales más importantes de nuestro país.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here